Conectá con nosotros

ATP

Denuncia de abuso sexual en el tenis argentino

Publicado

en

Ariel Gallero, profesor de tenis en el Club Atenas, fue denunciado por su ex alumna por abusos desde que ella cumplió los 14.

Muchas se animan a contarlo. Muchas no pueden o no saben como. Otras lo hacen cuando juntan fuerza. Este es el caso de Estefanía Lisa quien denunció a su entrenador Ariel Gallero y reveló todas las acciones que él le realizaba.

En declaraciones con Otro Punto, reveló toda la situación. A sus 13 años, Estefanía (Ahora 29) debió dejar el tenis por problemas económicos. Ante esto, Gallero se ofreció a entrenarla gratis y aquí comenzaron las primeras escenas: «Lo que hizo fue cambiar los horarios y hacerme concurrir a entrenar en horarios nocturnos. Yo tenía 13 años, él tenía 28 y como terminábamos tarde de entrenar se ofreció a llevarme a mi casa. Mientras tanto eran constantes las alusiones que hacía todo el tiempo sobre mi cuerpo. Todos comentarios de índole sexual, sobre mi cola, mis lolas, permanentemente. A mi me incomodaba pero algo estaba acostumbrada porque en el colegio también me solía pasar. También decía que yo no parecía de 13, que tenía el aspecto de una mujer”.

Siguiendo con estos episodios, relató que en el día de su cumpleaños número 14, el profesor tomó un desvío y paró en una rotonda: «Allí se abalanzó sobre mi asiento y me besó. Me dio asco, yo siempre le dije que me daba asco. Yo sentía que él era un viejo para mí, pero él sólo decía que me amaba y que yo era todo para él. Me besó otra vez e intentó desvestirme por la fuerza. Cuando me opuse me empezó a decir lo que repitió durante años: “soy la única posibilidad que tenés para que juegues al tenis”.

Advertisement

“Después de eso inventó un viaje a Córdoba para un supuesto torneo. Yo sabía que no era cierto, pero me obligó a mentirle a mis padres, siempre bajo amenaza. Me llevó a un hotel, me indicó que tenía que decir que mi nombre era Paula Gallero, los empleados del hotel no dijeron nada ni me pidieron el DNI. Luego me compró ropa y fue en ese lugar donde tuve mi primera relación sexual (No consentida).

“A partir de ese día el abuso fue diario, de lunes a lunes”, sumado a que “en el club, donde yo pasaba muchas horas, usaba todo el tiempo un lenguaje sexual referido a mi, lo hacía delante de otra gente, me insultaba, me humillaba. Y seguía con las amenazas”. Las intimidaciones llegaron al punto en que un día “sacó de la gaveta del auto un arma, la tenía envuelta en un diario, y las balas las guardaba en la puerta del conductor. Me dijo que me iba a matar si hablaba”.

“Me puso en contra de toda mi familia, de mis amigas, de mis compañeros, me aisló por completo. Se despertó en mi una gran rebeldía, comencé a tener infecciones urinarias recurrentes y me lesionaba todo el tiempo tanto el codo como el hombro derechos. Eran la excusa para no ir a entrenar. Así y todo me obligaba a ir a Atenas para que entrenara con ¡el brazo izquierdo!”.

En septiembre de 2010 fue cuando pudo contar todo. Antes no podía: “Yo le rogué a mi mamá que no lo denunciara porque quería seguir jugando al tenis, pero después no pude más y lo abandoné, fue exactamente el 5 de septiembre de 2010. En marzo del 2019 intenté regresar, sin embargo, el primer día que estuve en una cancha, cuando mi raqueta golpeó la primera pelota, tuve un ataque de pánico espantoso y comencé a llorar desconsolada”.

La causa judicial que se inició con la denuncia efectuada el 12 de diciembre del año 2019. El 27 de diciembre las actuaciones fueron elevadas a la fiscalía N° 1 a cargo de Pablo Jávega. “Declaré una vez y realicé dos ampliaciones, horas y horas hablando y contando por todo lo que había pasado. Me hicieron una pericia psicológica y el 12 de noviembre de 2020, pandemia mediante, me constituí en querellante particular”. “Cuando me tenían que hacer la pericia psiquiátrica el doctor San Millán se apartó porque adujo que tenía amistad con Gallero”.

Advertisement

Según cuenta el medio «Otro punto», el 30 de septiembre de este año llegó la imputación. El fiscal entendió que tenía elementos suficientes para sospechar que Ariel Gallero podía ser imputado por “los delitos de abuso sexual con acceso carnal calificado por la condición de encargado de la educación en grado de tentativa y abuso sexual con acceso carnal reiterado y calificado por la condición de encargado de la educación, todo en concurso real”.

Jávega citó a Gallero a prestar declaración indagatoria el 2 de noviembre, éste concurrió pero se abstuvo de declarar. Este lunes 6 le realizaron la pericia psiquiátrica y el próximo 3 de febrero tendrá que someterse a la pericia psicológica.

Además, se emitió el 29 de noviembre una cédula en la que disponen una perimetral para que Gallero no se acerque a Estefanía. El juez resolvió “Disponer por el plazo de un año la prohibición al Sr. Ariel Gallero de todo tipo de comunicación y/o contacto respecto de Estefanía Lisa por cualquier medio: verbal, telefónico, personal, incluso por medios informáticos o cibernéticos, o por interpósita persona, como asimismo relacionarse, entrevistarse o desarrollar cualquier conducta similar y/o que implique tomar contacto, bajo apercibimiento del art. 239 del Código Penal y del artículo 17 de la ley 10.401”.

Orden de restricción del Juzgado que le impide a Gallero acercarse a Estefanía Lisa

Deseamos que se haga justicia. El relato parece increíble pero, lamentablemente, cada vez son más los casos que salen a la luz.

Atención para mujeres en situación de violencia, linea 144.

Declaraciones y texto tomados de otropunto.com.ar

Advertisement

Periodista. 24 años. Estudiante de Economía y Marketing digital. Criticar menos, aprender más. Contacto: ignacio@settenis.com.ar

Advertisement
Dejanos tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.