Conectá con nosotros

Sin categoría

Después de atravesar una tormenta de variables, Argentina se clasifica por la ventana, Dios de los Quemados, ¡¿ES ESTO UNA SEÑAL?!

Publicado

en

El nuevo formato de Copa Davis tuvo mucho más rechazo que aceptación y es algo que puede verse a simple vista en las redes sociales. Sin embargo, tuvo algo entretenido: me refiero al día y medio de idas y vueltas que afectaron al equipo argentino y su clasificación a los cuartos de final.

El martes aplastamos a Chile con un contundente 3 a 0, sin perder sets, lo que nos dejaba muy bien perfilados al encuentro con Alemania. La ilusión duró poco y nada, ya que el miércoles Philipp Kohlschreiber y Jan-Lennard Struff en un gran nivel, más un dobles increíble, lograban la victoria alemana por 3 – 0. Estábamos entonces 1-1 en series, 3-3 en partidos y con un 8-6 en sets (con 14 jugados).

Desde ese momento, comenzó una tormenta de variables que involucraba a casi todos los grupos de la Copa. Fue un día y medio de especulaciones, probabilidades y suposiciones, y todo terminó con la victoria de Bublik sobre Evans en 3 sets (Kazajistán v. Gran Bretaña). Desde la misma transmisión, se decía que ese no sería un resultado favorable a los argentinos media hora antes del final, algo realmente curioso, ya que fue justamente ese tablero el que nos dió la clasificación a los cuartos.

En idioma futbolero, podría decirse que Argentina se clasificó a lo ¨Boca¨, y, citando a Marcelo Gallardo (en aquella Copa Libertadores 2015 que River terminaría ganando): ¨Entramos por la ventana y ahora nos van a tener que aguantar¨.

Advertisement

Mañana, a partir de las 13:30 hs Argentina, enfrentaremos al local España, que cuenta con el número 1 del mundo (Nadal ostenta un record de 26/1 en Copa Davis), dos muy buenos singlistas más y un gran dobles. Será dificilísimo y, claramente, no somos los favoritos a quedarnos con la serie, pero prometo estar muy pendiente frente al televisor y, junto con todos los integrantes del equipo argentino, hacer todo lo posible.

Quién sabe, quizás, todo esto fue una señal…

Advertisement
Dejanos tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.