Conectá con nosotros

Noticias

Todavía no caemos, Roger

Publicado

en

Las horas pasan y parece ser que el mundo sigue girando. Parece que nada ha cambiado, aunque sabemos nada volverá a ser igual. Muchos aún nos encontramos con los ojos llorosos, con la voz entrecortada cuando intentamos expresar lo que sentimos y esperanzados de que haya sido un mal sueño.

«Exagerados», dicen. Para nada. Y es que no podrían entenderlo. El mejor de los nuestros, nuestro Messi, nuestro Jordan, mejor dicho, nuestro Roger, decidió dar un paso al costado y ni siquiera un «es lo mejor» nos consuela. Ni un juego bonito, ni 103 títulos, ni una carrera incomparable, no es solo eso.

Su legado, el de una leyenda, sin dudas la más grande, es el que, quizás, en algún futuro podrá explicar un poco lo que significó este hombre para el deporte blanco. Somos afortunados de haber sido contemporáneos a él, y quedará sonreír cuando las próximas generaciones descubran sus videos y se sorprendan con lo que fue capaz de hacer.

Pero, de todas formas, lo más difícil es el hoy, ¿qué nos queda? ¿Contar los días o desear que no pasen? Tras la finalización de la Laver Cup, Roger Federer dejará de ser un jugador en actividad. Comenzaremos a esperar con las mismas expectativas una exhibición que contenga su nombre que una final de Grand Slam. Y, ciertamente, tampoco suena tan descabellado.

Advertisement

Han pasado varias horas desde el anuncio y solo una cosa tenemos en claro: el mundo del tenis cambió por completo. ¿Cliché? Quizás, pero nada volverá a ser lo mismo. Tocará pasar los próximos días de la manera más llevadera posible y preparar pañuelos para su última función. Y, por supuesto, disfrutar de la misma, cueste lo que cueste, cada uno a su manera.

Advertisement
Dejanos tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.