El irregular año de Medvedev

Los altibajos que ha sufrido el ruso a lo largo de la temporada.

Pese a ser el actual número dos del mundo y de gozar de algunas posibilidades para llegar a la cima del ranking durante Roland Garros, el año en general del nacido en Moscú careció de regularidad.

Comenzó en la ATP Cup. Allí ganó los cuatro partidos que disputo, ante rivales de primer nivel como Diego Schwartzman, Kei Nishikori, Alex Zverev y Matteo Berrettini, permitiendo que su país se adjudicase el título.

Si tenemos en cuenta el final de la temporada 2020 y el comienzo del 2021, las expectativas que generaba Daniil, eran realmente altas. Llegó el abierto de Australia, y continúo hilvanando victorias; tanto es así que logró acceder a una nueva final. Sin embargo, cayó de manera contundente ante Novak Djokovic en tres parciales.

A partir de ahí, comenzaron los altibajos del moscovita. Primero viajó a los Países Bajos a jugar el Atp 500 de Rotterdam, donde se fue rápidamente a manos de Dusan Lajovic. Luego, siguió sus pasos por el tour, y levantó su nivel en el Atp 250 de Marsella, adueñándose de un nuevo trofeo.

Por su parte, una vez llegado el mes de marzo, se llevó a cabo el Masters de Miami. Este fue el primero en muchos años, en el cual no hubo ningún miembro del Big 3 y donde el actual número dos del mundo era el máximo favorito. Sin embargo, no pudo demostrar un gran nivel; en la tercera ronda, debió exigirse al máximo para vencer al australiano Alexei Popyrin, para luego caer en cuartos de final contra Roberto Bautista Agut.

La gira de polvo de ladrillo, comenzó en el mes de abril. Allí el primer torneo en el que estaba anotado el ruso fue en Monte Carlo, en el cual debió retirarse por dar positivo en Covid-19. Esto generó que recién en el Masters de Madrid pueda volver a competir. Con la ausencia de Nole, Medvedev fue el sembrado número dos, debutando con victoria ante Davidovich Fokina y derrota frente a Cristian Garin. Finalmente, cerró su preparación de cara al abierto francés, en el Masters de Roma; donde cayó a las primeras de cambio con su compatriota Aslan Karatsev.

Cuando todo indicaba que se despediría rápidamente de París, sorprendió a propios y extraños, metiéndose entre los ocho mejores del torneo. Generando buenos triunfos ante Opelka, Bublik y Garin, termino cediendo ante el griego Tsitsipas.

Y nuevamente, tras realizar un gran torneo, le siguió una gran decepción. En Halle, era una vez más el máximo favorito, pero perdió en primera vuelta en sets corridos frente al alemán Struff. Demostrando el poco equilibrio que tuvo a lo largo de la temporada.

La próxima parada del ruso, será el Atp 250 de Mallorca, en el cual recibió una invitación. Deberá aprovechar y sumar puntos para achicar la brecha con Djokovic. Puesto que, desde agosto, comenzara la gira previa al Us Open en la que defiende una gran cantidad de puntos. La pregunta que todo el mundo del tenis se pregunta, de cara al tercer major de la temporada, es: ¿Podrá Medvedev mantener la frialdad que lo caracteriza, durante siete encuentros, para ganar un Grand Slam?

Estudiante de comunicacion social. Rosario, Argentina

Ramiro Turbalo

Estudiante de comunicacion social. Rosario, Argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *