Conectá con nosotros

Noticias

La joven promesa que denunció abuso de un entrenador y vuelve al ruedo

Publicado

en

Desafortunadamente no nos sorprendemos al leer noticias sobre denuncias de abuso sexual a diario. Una realidad compleja que alcanza todos los nivel sociales, sin distinción, también acapara al mundo del tenis. Kylie McKenzie, una joven tenista estadounidense, años atrás denunció a su entrenador por abuso y hoy se encuentra lista para volver a las canchas.

McKenzie, era vista como una de las grandes promesas del siempre fructífero tenis de Estados Unidos. En 2018, cuando tenía 19 años y entrenaba particularmente con un entrenador de alto nivel en el centro de entrenamiento nacional de la Asociación de Tenis de los Estados Unidos, todo cambió.

Aníbal Aranda era el nombre del entrenador, que según explicó la propia jugadora, la elogiaba y ponía sus manos en su cuerpo durante sus entrenamientos, presionando contra ella mientras practicaba saque. Había una confianza muy grande en Aranda, ya que llevaba mucho tiempo trabajando con ella, pero todo se desvirtuó completamente.

Advertisement

Un día, Aranda se sentó tan cerca de ella en un banco después de la práctica que sus piernas se tocaron, y «luego él puso su mano entre mis muslos«, relató McKenzie. Posteriormente, se enteró que no era la única persona que lo acusaba de conducta sexual inapropiada.

Negación

Durante la investigación, Aranda negó haber tocado a McKenzie de forma inapropiada. Además, sostuvo que podría tratarse de un invento porque le habían dicho que la USTA planeaba dejar de apoyarla. «Nunca la toqué de forma inapropiada. Todas esas cosas que dice son retorcidas”, contó en un expediente al que tuvo acceso del New York Times.

La realidad es que la policía tomó declaración a McKenzie y consideró que había causa probable para una acusación de agresión, y luego entregó las pruebas a la oficina del fiscal del estado. Finalmente, ella dio la orden de no seguir con la investigación y ahí se desataron problemas para la jugadora. Ataques de pánico y depresión, fueron situaciones que la inhibieron para retomar su destreza en el tenis.

La Defensa de la USTA

“Hace más de tres años, la Sra. McKenzie denunció un incidente y esa denuncia fue tratada con absoluta seriedad y urgencia. La USTA notificó inmediatamente, sin ninguna vacilación o retraso, al Centro de Seguridad Deportiva de los Estados Unidos y cooperó en una investigación completa y exhaustiva del incidente. La USTA suspendió al infractor el mismo día del informe y desde entonces no le ha permitido volver a la propiedad ni a ningún acto o evento patrocinado por la USTA. Además de informar rápidamente de este incidente, la USTA trabajó con la Sra. McKenzie y sus representantes para garantizar que se sintiera segura mientras seguía entrenando y avanzando en su carrera como tenista. La USTA apoyó a la Sra. McKenzie antes, durante y después del incidente”.

Chris Widmaier, portavoz de la USTA, dijo que la organización estaba trabajando para aumentar el número de entrenadoras. Además, agregó qué: «Las medidas de seguridad de la organización incluyen la comprobación de los antecedentes de los empleados, la formación sobre el acoso y la forma en que los depredadores se dirigen a las víctimas potenciales y las hacen vulnerables a los avances, así como múltiples formas de denunciar conductas inapropiadas o abusivas».

Advertisement

La actualidad de McKenzie

En 2020, dejó el centro de entrenamientos de la USTA por culpa de la pandemia y  ha entrenado con entrenadores en Carolina del Sur y Arizona. Terminó la escuela secundaria en 2020, a los 21 años, y está considerando asistir a la universidad, posiblemente cerca de su casa, y tal vez reactivar su carrera a través del tenis de la NCAA (campeonato universitario de Estados Unidos).

Relato publicado por The New York Times

Soy de Río Tercero, Córdoba. Tengo 21 años y me recibí de periodista deportivo en julio de 2021. Desde 2017 trabajo para diferentes multimedios digitales. Contacto: santafranche29@gmail.com

Advertisement
Dejanos tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *