Conectá con nosotros

Curiosidades

¿Qué relación hay entre Wimbledon y las frutillas (Fresas)?

Publicado

en

Wimbledon no solo es sinónimo de tenis, sino también de indumentaria blanca, el middle sunday y ¡las frutillas con crema!.

Una de las tradiciones más icónicas del Grand Slam británico es el consumo de fresas con crema. Cada año, los fanáticos que visitan Wimbledon consumen una montaña de 2 millones de frutillas y 7000 litros de crema durante la quincena. Eso es más de 190,000 porciones en 14 días. Así, solo usando frutillas, se podría cubrir toda la pista de la Center Court en 900 ocasiones y el trofeo del cuadro masculino podría ser llenado de crema más de 538 veces.

Este aperitivo ha sido servido desde el primer torneo en 1877 y se ha convertido en una tradición desde entonces. Se cree que la conexión con el deporte blanco se remonta a los días del rey Enrique VIII. Se dice que uno de los consejeros del rey, Thomas Wolsey, sirvió frutillas con crema en un banquete a principios del siglo XVI, en 1509. Ese postre, al ser tan rápido de hacer con ingredientes fáciles de encontrar, se convirtió en la elección de Wolsey cuando organizaba partidos en su palacio. Eventualmente, esta tradición se traspasó a Wimbledon.

También se piensa que esta tradición se remonta a los inicios del torneo ya que, al disputarse durante el verano inglés, coincide con la llegada de las frutillas al país. Eran frutas que solo estaban disponibles por solo un par de semanas y, en una tiempo sin aparatos de refrigeración, las frutillas de temporada eran un lujo y comerlas en público, un signo de prosperidad.

Advertisement

Sea como fuese, las frutillas con crema son el plato de moda en Wimbledon. Pero no se trata de cualquier tipo de frutilla, sino de la variedad Elsanta, cultivada en granjas de Kent, al sureste de Inglaterra. Estas son recogidas a las 5:30 de la mañana, luego se pesan y se inspeccionan minuciosamente. Toda una maquinaria puesta en marcha para que estas sean entregadas al complejo londinense para ponerlas a la venta de todo el público.

Sin duda, las frutillas con cremas son una tradición muy arraigada a Wimbledon tanto que, sin ese plato bandera, la experiencia de presenciar el Grand Slam británico puede parecer incompleta.

Advertisement
Dejanos tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.