Conectá con nosotros

ATP

Querrey rompió el silencio luego del escándalo

Publicado

en

El tenista estadounidense habló luego del confuso episodio.

Sam Querrey fue noticia hace varios meses tras «escaparse» del ATP de San Petersburgo luego que le comunicarán tener Covid – 19. En un entrevista con ‘Sports Illustrated‘ contó todos los detalles y el por qué de la situación.

«Yo llegué a San Petersburgo el miércoles anterior, por la noche. Nos levantamos el jueves por la mañana, fuimos a hacer nuestras pruebas de COVID al hotel. Dimos negativo y nos dijeron: «Volve cuatro días después para hacer otra prueba. El domingo antes de que comenzara el torneo, mi esposa y yo bajamos, y nos hicimos otra prueba de COVID. Fui a entrenar; ella se quedó en la habitación con el bebé. El domingo por la tarde, recibí una llamada de la mujer que organizaba las pruebas y me dijo que tanto mi esposa como yo dimos positivo. Allí mismo nos ordenaron permanecer en la habitación y sé que ese es el riesgo y las reglas, y no tuvimos ningún problema.

Dos días después, alrededor de las 8 pm, recibí una llamada de uno de los supervisores de ATP. ‘Ya no pueden quedarse en el hotel. Y dos médicos irán a su habitación, uno para usted y su esposa, y un pediatra para su bebé. Y ellos van a determinar si tienen síntomas o no, y si los tienen, los tres irán al hospital por un mínimo de dos semanas’. Tenía esto en el altavoz, así que mi esposa comienza a entrar en pánico. Obviamente no estoy contento con eso, porque nos sentimos seguros en el hotel del torneo. Ahora, ¿vienen dos médicos al azar? ¿Quiénes son? No tengo idea de con quién están, en qué hospital están, qué está pasando.

Advertisement

Además, nuestro hijo tiene siete meses en ese momento, le están saliendo los dientes y tiene un poco de fiebre. Y entonces no sabía si los médicos determinarían que teniendo fiebre es sintomático. Pensaba: «¿Van a llevar al bebé a un hospital diferente al que íbamos a ir nosotros?» Y nadie respondió a estas preguntas. Nadie nos dijo que estaríamos juntos. Entonces, en ese momento, me sentí muy incómodo. Y sin mencionar que eran las 22:00h, así que le dije al supervisor del circuito: “Oye, no voy a permitir que los médicos entren a la habitación a las 22h de un domingo. El bebé está durmiendo. Tampoco tenemos síntomas. Estamos todos bien». Entonces, en ese momento, llamé a mi agente, John Tobias, y nos comunicamos con la ATP para, con suerte, tener algunas respuestas y ayuda. Le digo: “Nos sentimos muy vulnerables, esto es muy incómodo. Estamos en manos de médicos rusos, y ellos van a determinar si vamos o no a un hospital en Rusia durante dos semanas”.

Me comuniqué con una empresa de vuelos privados y les dije: “¿Puedo coger un avión en unas nueve horas con salida de San Petersburgo hacia Londres? Y me dieron uno. Salimos del hotel temprano en la mañana para que no nos vieran, fuimos directamente a la terminal del jet privado en San Petersburgo y volamos a Londres. En ese viaje mi esposa y yo usamos máscarillas N-95, nunca nos quitamos la máscara para tomar un sorbo de agua o comida en todo el tiempo. Aterrizamos, fuimos directamente a un Airbnb que alquilé y estuvimos en cuarentena allí durante dos semanas. Sentí que como padre y esposo hay un elemento humano en esto, y tenía que hacer lo que sentía que era correcto. No estaba dispuesto a dejar que nuestra familia fuera al hospital durante un mínimo de dos semanas estando donde estábamos.

Una vez que aterricé, la historia estalló. Ahí es donde me frustré. No rechacé a los médicos que estaban en la puerta, simplemente les pedí que vinieran al día siguiente, y aceptaron eso. Leí que nos ofrecieron un apartamento de lujo; nunca nos ofrecieron un apartamento de lujo. Nos ofrecieron un apartamento, pero no me dijeron dónde estaba, cómo íbamos a conseguir comida, y sólo nos ofrecieron ese apartamento si los médicos determinaban que los tres no teníamos síntomas. En mi opinión, realmente no pusimos a nadie en peligro. Hicimos todo lo que pudimos en ese viaje para minimizar la exposición a cualquier persona y, francamente, creo que lo hicimos bien.

Cabe recordar que la ATP multó por 20.000 dólares a Sam #Querrey por violar el protocolo sanitario. Si no comete infracciones en los próximos seis meses, no deberá pagar la multa.

Advertisement

Periodista. 24 años. Estudiante de Economía y Marketing digital. Criticar menos, aprender más. Contacto: ignacio@settenis.com.ar

Advertisement
Dejanos tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.