Conectá con nosotros

Noticias

Severin Luthi: «Federer está físicamente atrasado»

El entrenador señaló que la mejor versión del tenista suizo aún no ha sido alcanzada

Publicado

en

El estado físico de Roger Federer es aún una incógnita. El suizo reapareció este año en el torneo de Doha, donde se despidió con sensaciones agridulces después de su derrota ante Nikoloz Basilashvili en el segundo encuentro que disputaba. En aquel certamen aportó muestras de su innegable genialidad tenística, así como momentos en los que parecía más o menos recuperado. Al mismo tiempo se evidenció que su mejor versión, la que espera alcanzar para luchar por los premios más importantes, todavía está lejos. Con su presencia en Ginebra y Roland Garros confirmada, existen numerosos interrogantes sobre su estado de forma, aunque está claro que la única manera de volver a ser el que fue depende de los partidos al máximo nivel que vaya acumulando.

Sobre las condiciones físicas de Roger y, también, acerca del aspecto más personal de su relación habló Severin Luthi, entrenador del jugador de Basilea a lo largo de los últimos 14 años. Una unión tan longeva es poco habitual en el mundo del tenis. El secreto de su duración, tal y como explicó Luthi, es saber adentrarse en el terreno más personal del tenista: «Es muy gratificante trabajar con Federer, ya que te aporta mucho. He aprendido mucho del lado humano de nuestra relación. Solamente intento hacer todo lo que está en mi mano para ayudarlo. En cuanto a mi función, la planificación, el entrenamiento y el análisis de los oponentes son los aspectos fundamentales. Al final, nos veo a los entrenadores más como consultores. Roger es el que decide sobre el terreno de juego».

Advertisement
Fuente: ATP.com

Por otro lado, el entrenador también ejerce el rol de psicólogo. Es totalmente necesario que sepa transmitir a su jugador las emociones más adecuadas para cada momento, ya sea en la tensión y adrenalina de un partido, o en el día a día de una sesión de entrenamiento. Luthi, sentado en el palco de su pupilo, tiene el poder de ofrecer a Federer los recursos anímicos necesarios en el calor de la batalla, aunque normalmente no se muestre demasiado expresivo: «Suelo tratar de irradiar cierta calma, pese a que, en caso de sentir que es el momento propicio para generar motivación o adrenalina, también lo hago», señaló el preparador de 45 años.

En cuanto al estado de forma del suizo, Luthi reconoció que no se encuentra en las condiciones perfectas: «Todavía está rezagado respecto a los demás. Es una prioridad que deje de estarlo. Los entrenamientos se llevan a cabo con una intensidad elevada, pero no con tanta regularidad como nos gustaría. Por eso será importante volver a campeonatos como el de Ginebra. Siempre es especial para nosotros jugar en Suiza».

El largo proceso de recuperación de Federer puso de manifiesto que su presencia en el circuito variará en función de su nivel competitivo. Si no se siente en su plenitud, no tiene inconvenientes en renunciar a un torneo, independientemente de su relevancia o prestigio. Por ello, disfrutar de su participación en Ginebra y Roland Garros, dos escenarios de tierra batida, la superficie que peor se amolda a las características de su juego, da lugar al optimismo. Aun así, cuando se trata de lesiones tan graves como la que sufrió, es necesario apostar por la cautela. Sus objetivos están más que claros. Roger es muy consciente de sus fortalezas y debilidades actuales. Su mente está en Wimbledon.

Advertisement
Advertisement
Dejanos tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *