Facundo Juárez: “Desde hace un tiempo tomé el tenis como un trabajo y aprendí a disfrutar”

Facundo Juárez es un tenista argentino que ocupa el puesto 573 del Ranking ATP. Nacido en Mendoza hace 23 años y entrenado por Ale Posca, nos cuenta cómo es su lucha en el circuito. Con pocos sponsors, viaja solo a los torneos, sin preparador físico ni entrenadores “Me dan algunos consejos, pero trato de arreglarmela solo, estoy acostumbrado”, cuenta. La pandemia lo perjudicó como a todos pero pudo hacer varias reflexiones en cuanto a sus cuidados: “Desde hace un tiempo lo tomé como un trabajo y aprendí a disfrutar. Entreno mas y me cuido con las comidas”. Actualmente se encuentra en Túnez disputando varios torneos pero debido al aumento en los casos de Coronavirus, en las próximas semanas no habrá competencias.

“Tras el anuncio del gobierno de que no se podían disputar los torneos por dos semanas, la Federación Tunecina de Tenis y los patrocinadores, llegaron a un acuerdo para que la suspensión sea solo por una semana. El tema es que entre la suspensión inicial y la reunión entre el gobierno y la Federación pasó un tiempo, en ese lapso la ITF envió un mail confirmando la cancelación de las dos semanas. Creo que fue un error de la ITF, podría haber esperado un poco más para suspender también la semana del 9. Ahora nos quedamos sin tenis por varios días. Nos vamos a quedar hasta el miércoles que viene sí o sí, cuando confirmaran si se juega o no la semana del 16 de noviembre.” comenta Facundo.

Ante toda esta situación, ¿Qué tenés pensado hacer?

Si se confirma que se juega nos quedaremos entrenando las dos semanas, en el mismo hotel, que nos rebajará la habitación a mitad de precio. La única forma que no se juegue el 16 será porque la ITF suspenda todo el circuito. Ahí será una lástima habernos quedado las 2 semanas inútilmente. En mi caso me quedo, me la juego a que haya torneo el 16. En el peor caso que se suspenda el circuito me volveré a Argentina. Me va a doler haberme quedado por nada acá, por los gastos que tuve. Pero prefiero eso a volverme a Argentina ahora y ver que se está jugando y que me lo perdí.

Ya hace varias semanas que estás en Monastir. ¿Cómo fue la estadía, el tema del Covid, los protocolos de seguridad?

Salí de Mendoza a fines de septiembre, hace más de un mes que estoy por acá. Esto es una especie de burbuja. Todo se hace dentro del resort. Vivimos en el hotel, jugamos en las canchas del resort. Para salir tenemos que pedir autorización, solo podemos salir acompañados por gente de la organización. Y me parece muy bien, si salimos todos, alguno puede traer el virus que nos puede contagiar a todos. En mi caso hace unos días atrás tuve dolor de muelas, fui al odontólogo acompañado por una persona de la organización, me llevaron y me trajeron en un vehículo de ellos.

También, por las características del piso donde jugamos, se gastan mucho los calzados. No es mi caso, pero muchos jugadores tuvieron que comprar zapatillas. Tenés que hacer el pedido, ellos te llevan, te acompañan y te traen de nuevo. Máximo de a 3 jugadores en una salida. Todo muy estricto, pero es para nuestra seguridad.

¿Tuviste que hacer cuarentena cuando llegaste?

No, llegué un miércoles, me hicieron los exámenes de rutina y una vez que dio negativo nos dejaron entrenar. Empecé a jugar la semana siguiente, anduve muy bien hice cuartos.

¿Cómo es un día de ustedes en el hotel? Tienen partidos, entrenan, pero el día tiene 24 horas…

Estoy en una habitación junto con Guido Justo y Matias Zukas (Tenistas argentinos). En general nos levantamos muy temprano, a eso de las seis y media de la mañana, primero entrenamos y luego vamos a desayunar. El restaurante abre a las 7:00, desayunamos y nos quedamos un buen rato. En total hay como 15 argentinos así que estamos siempre con alguien distinto. Después vamos al gimnasio, básicamente a elongar, de acuerdo a qué hora tenés el segundo turno, si al mediodía o por la tarde. Almorzamos de doce y media a una. Después vamos a la habitación, algunos duermen la siesta, otros no. Yo generalmente me pongo a encordar la raqueta o a elongar. Y bueno luego las meriendas, cenas y nos juntamos con todos los chicos a charlar.

¿Hablan de tenis? ¿Son de ver los partidos del circuito?

Cuando hablamos de tenis, más que nada hablamos de nuestro nivel, de nuestro juego. A veces si hay algún chisme de Federer , de Schwartzman o de otro grande lo comentamos, je. Pero casi siempre hablamos de nosotros. Miro tenis, pero partidos muy puntuales, no miro cualquier partido. No soy muy fanático.

¿Y vos cómo estás? ¿Cómo sentís que estás jugando?

Bien, en general bien, con algunos altibajos de la cabeza. Pierdo partidos que podía haberlos ganado sin problemas. Cometo errores que no puedo resolver. Creo que mi tenis está en un top-300 o mejor, pero mi cabeza viene atrás bastante atrás, como un top 800 o 900. Promediando estos valores da mi ranking actual. Lo vengo trabajando hace bastante con mi psicóloga, Mercedes Apugliese, es lo que tengo mejorar para seguir avanzando. Inclusive esta semana hice una sesión por videollamada. Con ella no solo hablo del tenis, sino de todo, como si fuese un amigo más. Es que todo es muy difícil. Yo viajo siempre solo, desde hace cuatro años que empecé a jugar Future. Imagino que si empiezo a viajar acompañado cambiaría todo, pero esa es mi realidad. No debo haber jugado más de 10 torneos acompañado. Lamentablemente no hay dinero para que pueda viajar con mi entrenador (Ale Posca), todo está muy difícil, más siendo del interior. En Mendoza hay menos posibilidades que en Buenos Aires. Igual hablo todos los días con él y con el profe, Nicolás Parra. De acuerdo al lugar donde vaya voy adaptando la rutina de los entrenamientos con los elementos que encuentro. Hay torneos que tienen gimnasio, otros que no, me voy adaptando a las condiciones.

¿Los demás jugadores que participan de los Futures cuentan con la misma realidad?

No, en general somos los sudamericanos los que viajamos solos. Los europeos están siempre con entrenador, claro están más cerca, tienen más posibilidades. A veces llegan 2- 3 tenistas con un mismo entrenador, pero siempre están acompañados.

Ya metiéndonos en tus inicios, ¿De chiquito pensabas ser tenista o cómo fue esa idea?

Iba al Club Andino, jugaba al tenis, pero nada serio. Recién hace poco más de un año que cambié y me arrepiento del todo el tiempo que perdí. No es que no entrenaba, sino que no lo hacía bien, que entrenaba para cumplir. Cuando viajaba no iba a los gimnasios. Ahora la pandemia me hizo cambiar un montón. Me hizo ver que todo lo que haga, si lo hago bien es para mi bien. El cambio no solo es con los entrenamientos, también mi alimentación. Por ejemplo acá el restaurante está lleno de postres. No creo haber comido postres más de dos días. Como más frutas o comidas sanas. También el descanso. Acá te ayuda porque no podés salir, te tenés que quedar en el hotel. Acá estamos encerrados, pero tenemos de todo, no nos falta nada. El que no hace las cosas bien es porque no quiere. Una gran diferencia a cuando voy a jugar a otro lugar. Tengo que ir a un departamento, tenés que salir a comprar tu comida, tomar un taxi para ir a jugar, a entrenar. Acá tenés todo, no te puede ir mal. Si te va mal es porque vos lo querés.

Hace un momento hablaste de los tenistas europeos, ¿Sentís que hay muchas diferencias?

Muchas, ellos tienen todo, por empezar todo está más cerca, todo a pocas horas. Además tienen torneos todas las semanas, no se puede comparar.

Ahora hay muchos tenistas que estudian la posibilidad de tener la nacionalidad italiana por ejemplo, ¿Lo pensaste?

Yo soy argentino, quiero mucho a mi país, quiero mucho a mi Mendoza. Ahora hay una gran diferencia, no es solo los WC que te puedan dar. Te dan raquetas, ropa, tenés un calendario muy grande de torneos locales, te facilitan un lugar entrenar. La diferencia es muy grande. Me estoy informando, estoy estudiando esa posibilidad. Si en beneficioso para mi trabajo, ¿por qué voy a dejar de ver esta posibilidad? Para mi trabajo podré ser italiano, un europeo, pero yo seguiré siendo argentino, seguiré amando a mi país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *